Remittance Prices Worldwide

MAKING MARKETS MORE TRANSPARENT

Justificación de una base de datos patrocinada por el Banco Mundial

Es importante señalar que las remesas son, en esencia, pagos y, por tanto, se envían desde el remitente al receptor usando los sistemas de pagos nacionales e internacionales. En los últimos 12 + años, el Grupo de Desarrollo de Sistemas de Pago del Banco Mundial (PSDG) ha apoyado reformas en los sistemas de pago y de envío de remesas en mas de 100 países, utilizando varias herramientas, en su mayoría gestionados bajo el paraguas de las iniciativas regionales como son la Iniciativa Árabe de Pagos, la Iniciativa de Pagos de la Comunidad de Estados Independientes, la Iniciativa de Pagos de Asia del Sur, el Proyecto de Desarrollo de Sistemas de Pago en África Meridional, y el Foro de Liquidación de Pagos y Valores el Hemisferio Occidental (FHO).

Concretamente, en el área de remesas el grupo del Banco Mundial (PSDG) ha utilizado su experiencia en el desarrollo de sistemas de pago y su papel en la comunidad internacional de sistemas de pago, para dirigir un esfuerzo, en cooperación con el Comité de Sistemas de Pago y Liquidación (CPSS por sus siglas en ingles), del Banco de Pagos Internacionales (BPI) para desarrollar Los Principios Generales para la Provisión de Servicios de Remesas, respondiendo a la petición del G-8 de aumentar la eficiencia de los mercados de remesas y reducir los costos de envío. Los Principios Generales establecen directrices internacionales acordadas para abordar los aspectos de las remesas relacionadas con los sistemas de pagos. Como resultado se están llevando a cabo diagnósticos basados en estos Principios que resultan en asistencia técnica a los países para apoyar la aplicación de los mismos y que se enmarcan dentro de las distintas Iniciativas Regionales de Pagos, dirigidas por el Banco Mundial.

El Grupo de Desarrollo de Sistemas de Pago del Banco Mundial (PSDG) también preside el Grupo Internacional de Coordinación de Donantes y Organismos Multilaterales que trabajan en la mejora del entorno empresarial para la provisión de servicios de envío de remesas y lidera una alianza entre el sector público y el privado con el objetivo de mejorar la eficiencia en el mercado de remesas, como parte esfuerzo global sobre remesas mandatario por el G-8.

El departamento de investigación del Banco Mundial ha tomado la iniciativa en dirigir la atención mundial al fenómeno de las remesas y en la producción de datos fiables sobre los flujos de remesas de manera regular. La Unidad de Integridad Financiera del Banco Mundial (FPD) apoya el programa del Grupo de Acción Financiera y ha sido pionera en metodologías para el estudio de los corredores de remesas con el fin de canalizar las remesas a través del sector regulado y está apoyando el desarrollo de políticas de aplicación de las normas de lucha contra el blanqueo de dinero y de financiación del terrorismo. El Grupo Consultivo de Ayuda a la Población más Pobre (CGAP) ha desarrollado herramientas para promover las instituciones de microfinanciación (IMF) que están tratando de avanzar en el negocio de envío de remesas y ha co-financiado un Fondo de Remesas y un Fondo de tecnología para implementar prometedores modelos de desarrollo.

Lo que es más importante, la Estrategia General del Sector Financiero del Banco Mundial en marzo de 2007 fijó como un objetivo la reducción de los costos de envío de remesas, e hizo un llamamiento para la creación de esta base de datos de precios de remesas.

Actualmente, varias iniciativas independientes proporcionan información sobre los precios de envío de remesas en determinados corredores. El sitio web de la PROFECO en México, Send Money Home y Moneymove en el Reino Unido, y las bases de datos nacionales en Francia, los Países Bajos, Noruega y Alemania ayudan a los consumidores a elegir los mejores servicios acorde a sus necesidades. El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) publica regularmente documentos sobre los costos promedio de envío de remesas para los corredores entre Estados Unidos y Latinoamérica. El gobierno de Filipinas también publica ocasionalmente información sobre el costo de remitir dinero.

Sin embargo, estos programas no comparten una única metodología, no recogen en todos los casos datos similares, y no tienen una cobertura mundial, por lo que no son comparables entre países y regiones. Por ejemplo, la recogida de datos se hace para diversas y distintas cantidades, haciendo difíciles las comparaciones directas . Es por esta razón que los datos existentes no pueden ser simplemente agregados para formar la base de datos.

Los datos del Banco Mundial sobre los precios de envío de remesas se han reunido utilizando una nueva y unificada metodología. No obstante, el Banco Mundial, a través de su alianza entre el sector privado y público en materia de remesas, tratará de trabajar con los directores de otras bases de datos similares para fomentar la interoperabilidad y establecer esfuerzos conjuntos en el futuro para mejorar la cobertura mundial y la comparación entre ellos.

La base de datos del Banco Mundial está diseñada para monitorear la evolución de los costos a los remitentes y los beneficiarios de enviar y recibir dinero en los principales corredores seleccionados. El Banco se encargará de supervisar la recogida de nuevos datos para actualizar el sitio y ampliar su cobertura en el futuro.

El análisis y publicación de los precios de envío de remesas a nivel mundial servirá para cuatro importantes objetivos:

  • En primer lugar, actualizada periódicamente, esta base de datos proporcionará un punto de referencia para medir las mejoras en la transparencia, la eficiencia y la competencia dentro de los corredores de remesas. Por lo tanto, el impacto de los proyectos destinados a mejorar las características del mercado de remesas serán medibles.
  • En segundo lugar, una base de datos depurada permitirá comparaciones de mercado entre países y regiones. Las regiones/corredores en el que los mercados están funcionando bien pueden ser estudiados y servir de modelo para posibles reformas a otros corredores.
  • En tercer lugar, simplemente el acto de publicación de esta base de datos puede servir para reducir los precios de envío de remesas. La publicación de los precios en los corredores en que los costos son elevados puede llevar al gobierno y la opinión pública a ejercer presión sobre las empresas a reducir sus precios y otros cargos. Un ejemplo de esto ha sido el caso de América Latina, donde la publicación de los precios de envío de remesas ha sido un factor en la reducción de los costos totales desde un 15%, en promedio, en la región en el año 2000, al 5,6% en 2006
  • Por último, la base de datos puede ayudar a los consumidores a entender mejor su mercado local de envío de remesas y a tomar decisiones informadas relacionadas con los distintos productos de transferencias de dinero. La utilidad de esta función se mejorá mediante el aumento de la frecuencia de las actualizaciones después del primer año.